Interioridad habitada de Teresa de Jesús

Teresa Costa-Gramunt

En el año 2015 se cumplieron quinientos años del nacimiento de Teresa de Jesús. En muchas partes se celebró esta efeméride que tanto como recordar el personaje histórico y la categoría intelectual de la santa mística y fundadora, sirvió para conocer un poco más a fondo su espiritualidad, que se ha revelado de una actualidad y modernidad sorprendentes.

Teresa de Jesús también vivió un momento de cambios sociales, políticos y religiosos. En el campo espiritual y religioso estaba el deseo de retornar a la pureza original del cristianismo, que ella encarnó con su carisma, así como tomó parte activa en su transformación. Reformó el Carmelo fundando conventos de carmelitas descalzos. Porque fundó conventos femeninos, pero también masculinos. Teresa de Jesús abrió nuevos caminos en la Iglesia de su tiempo.

Con motivo de la celebración del V Centenario del nacimiento de Teresa de Jesús, en el Santuario de Santa Teresita de Lisieux, en Lleida, entre el 23 y el 25 de octubre de 2015 se celebró el V Congreso de Espiritualidad. En una edición preparada por el carmelita descalzo, Agustí Borrell, Publicacions de la Abadia de Montserrat ha publicado La interioridad habitada. El testimonio de Teresa de Jesús, que recoge las actas de este congreso.

Durante los tres días que duró el encuentro se reflexionó sobre la personalidad poliédrica de la santa de Ávila desde la perspectiva religiosa pero también laica, ya que la búsqueda espiritual, tal como la describió en su conferencia inaugural el profesor Josep Otón, es también propia de nuestro tiempo.

La vida interior es una necesidad humana más allá de las formas religiosas que en este momento también están buscando la manera de adecuarse a los nuevos tiempos sin perder, o más bien volver, al mensaje original. Se podría decir que es un deseo de naturaleza espiritual que recorre las conciencias.


Teresa de Jesús, una mujer activa y valiente, es también una maestra de la vida interior. No nos lo han dicho. Lo escribió ella misma, lo podemos leer en sus escritos. Para Teresa de Ávila, Dios, en la persona de Jesús, no es una idea filosófica o teológica: es una vivencia. De ahí el título, acertado, de esta publicación, La interioridad habitada. Dios la habita en la persona de Jesús -Su Majestad, tal como ella llama a Jesús-, dialoga con ella, le tiene amistad, se siente acompañada de Jesús que la llena con su presencia.

Lo sagrado ha sufrido una gran metamorfosis. Pero la muerte anunciada de Dios por los maestros de la sospecha no se ha cumplido: los humanos seguimos necesitando, ¡porque es una necesidad humana!, una mirada, una vivencia que nos permita trascender los límites del tiempo y del espacio, que ensanche los horizontes existenciales, como dice Josep Otón.

Es en este contexto que la lectura de Teresa de Jesús resulta iluminadora para la espiritualidad de nuestros días, ya sea dentro o fuera de las religiones históricas. Teresa de Jesús, su experiencia de lo sagrado, encuentra lugar en el mundo de hoy pues se revela universal. La búsqueda de esa forma viva en su interior es un camino espiritual tan válido ahora como hace quinientos años.

Cuando se entra en la interioridad a través del silencio y la meditación, se experimenta de forma real, viva, el ser que somos a la vez que nos trasciende, que alarga los límites hasta fundirse con el universo. Es una experiencia de lo sagrado, de lo divino, una experiencia mística o una experiencia de expansión de los límites, como dice la psicología moderna. Es una experiencia que podemos reconocer. En el contexto espiritual y religioso en la Iglesia católica que vivió Teresa de Jesús, de esta forma viva que sin sacarla del tiempo y la corporalidad la situaba en la infinitud y en la plenitud de la vida, Teresa la llama amor a Jesús , y por amor a Jesús, amor fraterno a todas las criaturas. En la oración, en la contemplación, en el encuentro con el amor de su vida, Teresa de Jesús no queda encantada sino que revierte este amor hacia los demás. Amor íntimo, pero también amor activo.

No hay comentarios: